¿Cómo preparar deliciosas salsas mexicanas en minutos?

Preparar deliciosas salsas mexicanas

El amor por las salsas sigue creciendo, no solo en México, sino también en el resto del mundo. Probar algunas de las recetas más emblemáticas es garantía de que terminarás enamorado de la sazón única que tiene la gastronomía mexicana.

La cultura mexicana no sería la misma sin el gran amor a las salsas que profesan los habitantes de esta nación. Una buena salsa es sinónimo de cocina mexicana, al punto de que termina siendo más que un mero aderezo o acompañamiento, llegando a convertirse en la atracción principal de los platos.

Es imposible imaginar una visita a México sin probar una buena salsa picante, o también, un guacamole perfecto para acompañar las tortillas y los tacos. Las salsas ya son parte de la identidad cultural y gastronómica de todos los mexicanos, razón por la que se han expandido por todo el mundo.

Ya en todos los continentes se conoce el placer de disfrutar de una buena salsa mexicana tradicional, las cuales son un acompañante perfecto para todo tipo de platillos sanos.

Ya sea servida directamente en el plato o de otra forma, las salsas son un elemento mágico de la comida mexicana. Ingredientes como el tomate, el ajo y la cebolla no pueden faltar, pero si se le agrega un condimento especial como el cubo de caldo de pollo Knorr, mayormente en preparaciones cocidas, el sabor es sencillamente único y más rico.

Las salsas mexicanas más deliciosas

Diversas recetas mexicanas se han popularizado en el resto del planeta, debido a su fácil realización y su insuperable sabor. Aquí te ofrecemos algunas de las recetas fundamentales de salsas mexicanas que, en muchos países, están presentes no solo en fechas especiales, sino en el día a día.

Salsa de aguacate

  • 2 aguacates maduros.
  • 2 limones.
  • 2 jalapeños.
  • 1 manojo de cilantro picado.
  • 3 dientes de ajo.
  • Un cuarto de taza de cebolla blanca en trocitos.
  • 1 cucharadita de comino molido.
  • Sal.

Preparación: elaborar esta salsa es muy sencillo. Tan solo se pica el aguacate en pedazos medianos y se colocan todos los ingredientes en la licuadora. Se mezcla hasta que todo se incorpore y se sirve de inmediato. También se puede refrigerar para consumir en otro momento.

Salsa verde cocida

  • 1 kilo de tomates verdes.
  • 2 dientes de ajo pelados.
  • 2 cucharadas de aceite.
  • 2 chiles serranos.
  • 1 taza de hojas de cilantro.
  • Un cuarto de taza de cebolla blanca picada.
  • Sal.

Preparación: se colocan los tomates, los dientes de ajo y los chiles, se cubren con agua y se hierven a fuego alto hasta que empiece a hervir. Luego, a fuego medio durante 10 minutos, cuando los tomates tengan un color opaco.

Se licuan los tomates, el ajo, los chiles y media taza del agua de cocción. Se agrega el cilantro, la cebolla y la sal, para volver a licuar. En otra olla, se calienta el aceite a fuego medio, y cuando esté caliente, se agrega la salsa hasta hervir.

Se hierve a fuego medio durante 7 minutos, aproximadamente, y después se apaga el fuego, para servir o refrigerar.

Salsa bandera o pico de gallo

  • 3 tomates.
  • Media cebolla en trocitos.
  • 4 ramas de cilantro picado.
  • 1 chile serrano verde.
  • 1 limón en jugo.
  • Sal.

Preparación: la salsa bandera o pico de gallo, es muy sencilla de elaborar. Una vez estén todos los ingredientes picados finamente, se mezclan, y se sazonan con jugo de limón y sal. Esta salsa es un híbrido entre salsa y ensalada, ideal para comer con tortillas.

Es importante recordar que todas estas recetas pueden personalizarse para conseguir un sabor único. Cada cocinero en México le agrega su toque personal a la salsa que prepara, ya sea variando la cantidad de chile para obtener más o menos picante, o también, agregando otros ingredientes, para conseguir esa sazón especial que suele caracterizar al cocinero.

Invitamos entonces a que cada persona realice estas recetas a su manera. Probando y experimentando se podrán conseguir diversas variantes de la salsa, que incluso, podrán terminar gustando más que la original. Pero eso sí, siempre teniendo en cuenta el sabor y la tradición de la salsa mexicana típica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir