Son muchos los beneficios de realizarse un injerto capilar en Turquía

beneficios de realizarse un injerto capilar

El injerto o implante capilar es uno de los tratamientos estéticos más solicitados para aquellos que desean revertir su notoria pérdida de cabello, al ser prácticamente indoloro y un procedimiento bastante rápido. Miles de personas están viajando a Turquía para hacerse esta intervención, ya que los costes son mucho más bajos y el servicio de excelente calidad.

El cabello es parte esencial en el look, pues un buen corte y una buena línea en el peinado son sinónimos de juventud y vitalidad. Sin embargo, por más que se quiera evitar, el pelo termina por deteriorarse, caerse y perder su volumen en cierta medida, sobre todo en los hombres.

La pérdida del cabello es algo natural y no queda más que aceptarlo. Sin embargo, es importante seguirlo de cerca, pues muchas veces puede confundirse con la condición llamada como “alopecia”, que si no se trata a tiempo, puede dejar a la persona completamente calva.

La alopecia provoca una pérdida de cabello intensa, afectando a zonas grandes del cuero cabelludo. Es una situación que por lo general afecta a los hombres, sin embargo, también puede presentarse en mujeres. Es una situación indeseable, por lo que muchos buscan algún tratamiento o cirugía con los que puedan revertir sus efectos.

La solución es la intervención quirúrgica conocida como injerto capilar. Mediante este método es posible revertir la alopecia o calvicie, permitiendo que el cabello pueda regenerarse y luzca con todo su esplendor, al igual que el de cualquier joven. El tratamiento se aplica en las zonas afectadas, logrando resultados muy satisfactorios.

Los injertos capilares son bastante solicitados actualmente, de hecho, están entre los tratamientos más populares en las clínicas estéticas. Incluso muchos viajan al exterior para recibir este tipo de trasplantes, encontrando ofertas y precios mucho más bajos, y con resultados de mayor calidad que en España.

Hacerlo en Turquía es una excelente opción

Los injertos capilares también son conocidos como cirugía capilar, trasplantes de cabello, implantes de pelo, sin embargo, todos consisten en lo mismo. El tratamiento es enormemente solicitado, pues la alopecia es bastante común y nadie quiere perder ese cabello que tanto adora.

Es tan grande este boom, que la industria del turismo ha crecido exponencialmente gracias a esto y ahora existe la categoría denominada “turismo médico”, refiriéndose a este fenómeno. Y es que son muchos los viajeros que se dirigen al exterior, especialmente a países como Turquía, con el único propósito de realizarse cirugías capilares por un precio más económico que en España.

En este contexto, las clínicas estéticas turcas han visto un gran crecimiento en sus ingresos y en su clientela. Son unas 5.000 personas al mes aproximadamente, las que eligen realizar el injerto capilar Turquia, pues allí pueden encontrar mejores precios que en toda Europa.

Sin embargo, el beneficio del ahorro no es el único al realizar el injerto capilar en Turquía. La calidad del tratamiento es muy alta, obteniendo un cabello que luce mucho más natural y con volumen, esto se debe a una razón: médicos con mayor experiencia y mejores equipos de trabajo.

En Turquía es posible contar con clínicas estéticas de alto prestigio, con estándares mayores a la hora de contratar médicos y comprar equipamiento. La calidad del servicio que se brinda al paciente, es una razón más para realizar el procedimiento en este país.

Es importante destacar que la innovación es otro factor clave que diferencia a las clínicas estéticas turcas de las españolas. En estos centros se realizan los más avanzados tratamientos, entre estos, la técnica de trasplante capilar DHI, que permite que la intervención sea realizada de una forma mucho más rápida y sencilla, sin ningún tipo de complicación.

El dispositivo usado para realizar un injerto capilar con método DHI es el Lápiz de Choi. Este extrae directamente los folículos del cabello de una zona y los implanta en otra, de una forma rápida, sin que sea necesario rapar al paciente. El dolor es prácticamente imperceptible, la técnica ofrece resultados que simplemente son difíciles de igualar con otros métodos más obsoletos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para ofrecerte la mejor experiencia en nuestra web. Política de cookies